Estas cámaras se colocan en la boca de la red y filman en HD la entrada de pescado por un lapso de 6 horas. No trasmiten el video al barco sino que, al levantar la red, se debe descargar el archivo de la filmación y reproducirlo en cualquier ordenador.
Cuentan con un sistema de iluminación muy potente el cual permite obtener una filmación muy clara; y una carcasa especialmente construida que permite sumergir la cámara hasta los 200 metros de profundidad.
Estas filmaciones muestran cómo está entrando el pescado lo que permite determinar la eficacia de la red y por su alta definición, se pueden determinar las especies que se están capturando.